sábado, 2 de abril de 2016

La importancia de los GIS en la Gestión de Activos

Me gustaría aclarar en este punto que un SIG no tiene por qué ser, y normalmente no lo es, el único componente de un sistema de Gestión de la Información dentro de una compañía que se dedique a la gestión de activos físicos. Suele ser, por el contrario, un componente más, dentro de este sistema que lo engloba, junto con otros, por ejemplo: gestión de incidencias, sistemas de adquisición de datos en tiempo real, BBDD, etc.

A pesar de ser una parte integrante de un conjunto que puede ser muy amplio, es (y en este caso es mi opinión personal), en la mayoría de los casos, el que más relevancia tiene, al ser la componente geoespacial, un factor determinante en la mayoría de las industrias o negocios de este tipo, y aunque mucha información relacionada con un activo físico no dependa de su localización de una manera directa, ésta es determinante en muchos aspectos.

Por ejemplo en una red de saneamiento una sección de tubería con unas determinadas características (por ejemplo diámetro, pendiente y material) teóricamente cumplirá su función de transportar un caudal determinado de agua, sin importar su localización espacial, ya que éste está determinado por las dimensiones de la tubería y la velocidad del agua. 

Sin embargo a parte de las características físicas, e hidrodinámicas de la tubería, hay otros factores a tener en cuenta, sobre todo desde el punto de vista de la gestión de activos, que vienen determinados por su localización espacial, y su relación con otros elementos de la red y del entorno, por ejemplo los componentes geoquímicos del suelo. Evidentemente todos estos factores pueden ser considerados sin la utilización de un SIG, pero la manera más óptima de realizarlo es con herramientas que permitan realizar un análisis geoespacial, sobre todo cuando el volumen de datos es considerablemente grande.

Otro factor que hace necesario el uso de un GIS en la gestión de activos físicos, es que estos han  de ser operados y mantenidos, y para que estas actividades sean eficientes, la localización de estos ha de ser perfectamente conocida para, por ejemplo, minimizar el tiempo de respuesta ante una incidencia y reducir así el posible impacto por una interrupción en el servicio.

En definitiva la Gestión de Activos es una cuestión compleja, en la cual hay muchos factores a tener en cuenta, pero sin duda uno de los más importantes es la localización espacial del activo, y su relación con otros elementos, sean estos parte del negocio, o no.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada