jueves, 10 de marzo de 2016

¿Qué es la Gestión de Activos? (Parte II)

Probablemente si necesitabas una definición exhaustiva de lo que es la Gestión de Activos Físicos en la entrada anterior, te habrás llevado una decepción. No es mi intención en este blog copiar definiciones, o intentar ser 100% preciso en mis afirmaciones. Al igual que en la representación cartográfica, en ocasiones es necesario sacrificar la precisión en favor de la claridad y legibilidad de la información.

En cualquier caso en sucesivas entradas iré profundizando más en conceptos más complejos y para los cuales las analogías no son tan representativas.

En esta segunda entrada me gustaría introducir también el concepto de la gestión de la información desde el punto de vista de la Gestión de Activos. Es evidente que para una gestión apropiada de un negocio es necesario conocer los activos lo mejor posible, y para ello es fundamental tener un sistema de gestión de la información de los activos (Asset Management Information System) apropiado y eficiente, dependiendo del tipo de industria y de activos que tengamos que gestionar. 

La elección del sistema adecuado ha de ser una tarea englobada dentro de una Estrategia de Información de Activos (Asset Information Strategy), la cual está definida también por los standards (definen los atributos necesitados y la clasificación de los activos por ejemplo) y la disponibilidad, calidad y precisión de los datos que se quieren integrar en el sistema.

En esta entrada no entraremos más en detalle en la definición de la estrategia, pero sin duda es un punto fundamental para conseguir una información de calidad y suficiente, que nos permita tomar las decisiones adecuadas de cara a una gestión óptima de nuestros activos.

Es importante reseñar que un sistema de gestión de la información de activos físicos no es mejor por la cantidad de la información que pueda almacenar, sino que depende más de la calidad de los datos, y la facilidad para acceder a ellos. Para ello es necesario definir las necesidades de los potenciales consumidores de estos datos, y que información esperan obtener de ellos. Incluso dentro del mismo negocio existen diferentes niveles de usuarios que consultaran los mismos datos, pero la información que se les ha de proveer a de adaptarse a su perfil.

Por ejemplo desde el punto de vista de la operación de una determinada instalación, el operario encargado de acudir en caso de alarma por un corte de la corriente eléctrica, lo único que necesitará saber es la localización de la instalación que tiene la incidencia, y recibir el aviso tan pronto como este suceda.
Para la misma avería, el centro de atención al cliente de la misma empresa necesitara saber además los clientes conectados a esa instalación, para plantear una alternativa de suministro, en el caso de ser requerida.
El responsable del departamento que gestiona un área en la ciudad con vareas instalaciones necesitará conocer el número de averías por mes, para poder hacer una provisión adecuada de material y personal para los sucesivos meses.
El departamento de Gestión de Activos por su parte, deberá recopilar toda la información posible para establecer el motivo de este problema para determinar si estos incidentes son algo fortuito, o por el contrario es algo que puede ser previsto y eliminado, o al menos mitigado, aplicando los principios de la gestión de activos.

En definitiva, y recurriendo a uno de los principios de la Gestión de Activos, para gestionar de una manera óptima un activo físico, es necesario tener información relevante del mismo, y hacerla accesible a aquellos que la necesiten en el momento que sea requerida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada