jueves, 25 de febrero de 2016

¿Qué es la Gestión de Activos? (Parte I)

Lo primero que hay que decir, es que en ocasiones surge cierta confusión en el término Gestión de Activos. Para evitarlo habría que utilizar, en su lugar,  el termino Gestión de Activos Físicos, para no confundirla con la Gestión de Activos Financieros, que aunque en el fondo el objetivo subyacente sea el mismo (conseguir la mayor rentabilidad a un activo), como disciplina es completamente diferente en sus metodologías y planteamientos.
Lo segundo que hay que decir que el término que se suele usar es su traducción inglesa "Asset Management" ya que fue en Reino Unido donde surgió (como casi todo este tipo de cosas), y es donde su uso está más extendido y valorado.
Con respecto a lo último, en ocasiones nos encuentras que ciertas empresas consideran que en tiempos de crisis, este tipo de políticas empresariales han de ser las primeras en ser sacrificadas, ya que no aportan un valor inmediato a la empresa, y aunque esta afirmación no es falsa, nos deberíamos plantear si la inmediatez del beneficio esperado, es un factor realmente determinante en el devenir de nuestro negocio.
Me gusta utilizar una analogía típica para ilustrar este concepto, y es la del mantenimiento de un coche.
El primer supuesto es que necesitamos un coche para los 3 siguientes años, y al cuarto nos queremos deshacer de él porque ya no será requerido. Buscando encontramos un concesionario que vende vehículos comerciales y que se ofrece a comprar el vehículo al cuarto año por un valor del 75 % de su valor original, sin tener en cuenta el estado y los kilómetros (enhorabuena si encuentras algo así). Así que nos acogemos a esta oferta y decidimos prescindir de todas las revisiones que se deberían acometer durante estos tres años, ya que consideramos que el coche podrá aguantar este periodo sin problemas.
En el segundo supuesto nos planteamos tener nuestra propia flota de vehículos y acudimos a un concesionario que nos ofrece buenas condiciones de venta. En este caso estimamos que la vida útil de los vehículos se puede extender hasta los diez años, y que después de este periodo podremos obtener un retorno de la inversión, dependiendo del valor del mercado del vehículo (básicamente determinado por la depreciación del mismo, y su estado). En este caso un mantenimiento adecuado nos otorgará más beneficio a la hora de deshacernos del activo.
Así pues la decisión entre una y otra política dependerá en gran medida en que tipo de negocio (y sus necesidades concretas) tenemos.
Dicho esto, en la Gestión de Activos Físicos el segundo supuesto es el más habitual; a mayor tiempo funcionando un negocio mayores beneficios, aunque por supuesto hay excepciones.
Aunque esta analogía no es perfecta y está llena de "flaquezas", sirve para hacernos una idea de por dónde va esto del "Asset Management", y poder determinar si nuestro negocio es una de esas excepciones (que las hay) en el cual, la política de Gestión de Activos, sería contraproducente.
Algunos conceptos relacionados son: el coste a lo largo del ciclo de vida del activo (Whole Life Costing), coste de operación y mantenimiento, valor residual y riesgo, por citar algunos.
En futuras entradas se desarrollaran más en detalle estos y otros términos relacionados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada